Tenemos que hablar de Kevin

Tenemos que hablar de kevinImpactante y difícil lectura. Absolutamente recomendable.
Tenía referencias de amigos que habían visto la película y me la habían recomendado, como no soy muy de pelis elegí la opción de la novela que se adapta mejor a mí.
Al empezar el libro, no esperaba encontrarme la historia contada a través de cartas que Eva, la madre de Kevin, escribe para el padre. Un acierto total en la forma de enfocar este libro, que en definitiva de los que nos habla es de sus sentimientos y de la forma en que ella ha vivido su maternidad y su relación con Kevin, con su padre y con su hermana.
Recorre su vida a través de estas cartas, contandonos su vida antes de Kevin, relación de pareja, trabajo, vida… como se vió un poco “arrastrada” a ser madre. Nace Kevin y ella busca dentro de sí misma ese sentimiento de amor inmenso que se supone que debe encontrar, ¿se ama desde el momento en que nacen o hay que aprender a amar a los hijos? Por su parte, envidia la capacidad de su marido para amar desde el minuto uno. El niño es un bebé difícil y “manipulador” desde el principio, y ella es absolutamente objetiva con la forma de ser de su hijo, y como su marido absolutamente indulgente con el niño no puede entenderla y esto crea un cisma entre la pareja. Si educar ya es tan complicado debe ser un infierno encontrarte con una pared en el padre de tus hijos, que lo que hace es juzgar tus sentimientos.
La capacidad de manipulación de Kevin es algo increíble, es frío, insensible, solitario y cruel. No es una cuestión de educación, nació así, lo que nos hace pensar lo difícil de enfrentarse a la educación y convivencia con un hijo “malo” o mejor sociópata.
Leí un libro de una temática parecida pero menos intenso que este, El quinto hijo de Doris Lessing, que a pesar de ser más flojo también me impresionó bastante, y el fondo es similar, la madre es objetiva, el padre niega la realidad y tu vida se pone patas arribas ante una situación de tan difícil manejo y comprensión.
¿Como un adolescente se llega a convertir en asesino? ¿por qué la sociedad busca el origen de los actos de estos adolescentes en la relación con sus padres y en su educación? ¿podría Eva haber logrado que el desenlace de su historia y la de su hijo fuera otra? La verdad es que el libro hace pensar, hay capítulos (cartas) en que sientes la necesidad de cerrar el libro y tomarte un respiro, empatizas con esa madre y con sus sentimientos. Al fin y al cabo ver la crueldad y maldad de tu hijo desde niño, no poder corregirla, y luchar contra esto sin ningún apoyo por parte del padre, con una impotencia total, debe ser espantoso y sientes este espanto al leer estas cartas, sientes este espanto en cada página del libro.
Si el libro en sí resulta duro, el final es totalmente demoledor, sin hacer spoiler puedo decir que aún al escribir esto se me saltan las lágrimas recreando la escena final….
Creo de verdad que hay que leerlo, son 616 páginas que te enganchan desde el principio, a pesar de conocer el desenlace casi desde el principio no puedes dejar de leer, y de adentrarte en los sentimientos y duras vivencias de esa madre que al final es la mayor víctima de su hijo Kevin.

Deja un comentario